Mes: noviembre 2017

Octubre

A pesar de toda la planificación y de todos los debates, la revolución no fue la obra de una minoría que lideraba a una mayoría pasiva. Los bolcheviques, como centro militar director no estaban tan bien preparados como las historias estalinistas han vendido. Su éxito real como liderazgo de la clase trabajadora consistió en imbuir al movimiento de masas de metas claras y asequibles.

Sigue leyendo
 

La sublevación de Kornílov

El golpe de Kornílov llevó a un enorme salto adelante en la conciencia de clase. Ya no estamos hablando de acciones a la carrera propuestas por marineros impetuosos, sino acciones cuidadosamente consideradas de grandes masas de trabajadores. La resistencia a Kornílov también deja ver cómo se armó la clase trabajadora a gran escala por primera vez. Fue en ese momento cuando los guardias rojos se entretejieron con los soldados de la guarnición de Petrogrado por primera vez y también cuando la tolerancia hacia las bufonadas de Kerenski, los mencheviques y los eseristas en el Soviet fue reemplazada por la suspicacia.

Sigue leyendo
 

Las jornadas de julio

Las jornadas de julio, una insurrección prematura, supuso una dura prueba y dio una oportunidad a la represión, pero demostró que el Partido permanecía junto a la clase cuando esta se equivocaba… aunque sin dar por buenos esos errores ni un momento.

Sigue leyendo
 

La dualidad de poderes

Solo tras la larga discusión y aceptación final de las «tesis de abril», el Partido como un todo aceptó que su tarea era «aumentar el número de soviets, reforzarlos y consolidar la unidad de nuestro partido» en la preparación de la victoria sobre los capitalistas. Victoria que no podía conseguirse «en unos pocos días» sino que requería organización y, por encima de todo, conciencia de clase. Esto es, la emancipación del proletariado de la influencia de la la pequeña burguesía.

Sigue leyendo
 

Una experiencia única

En esta breve historia no podemos hacer justicia del todo a la vitalidad del proletariado ruso de 1917. Lo que tratamos de mostrar es que el descubrimiento histórico que fue su forma de gobierno, los soviets o consejos obreros, fueron un triunfo duradero para la clase trabajadora en todo el mundo, y cómo, a pesar de los errores subjetivos inevitables -exagerados en mucho por nuestros enemigos de clase- el partido bolchevique se convirtió en un instrumento genuinamente revolucionario del proletariado ruso. En el camino derribaremos el mito de que la Revolución de Octubre fue un golpe de estado cuidadosamente planeado por una grupito de conspiradores profesiones y demostrar el profundo caracter de masas de Octubre de 1917.

Sigue leyendo
 

La mentira desconcertante

Los testimonios de jóvenes comunistas de la época que llegaban, muchos de ellos huyendo de la represión, a la Rusia que habían imaginado tantas veces, son un contrapunto útil y necesario para entender qué era y cómo se vivía la contrarrevolución en todas las facetas de la vida.

Sigue leyendo
 

La revolución china

La doctrina del socialismo en un solo país había elevado al rango de principio la supeditación de los movimientos revolucionarios a las necesidades diplomáticas del estado y la burocracia rusas. Las implicaciones ocultas de la doctrina quedaron al descubierto y fueron inscritas en sangre en las calles de Shangai. Stalin y Bujarin se sentían autorizados a sacrificar a la Revolución China en aras de lo que ellos consideraban beneficioso para la consolidación de la Unión Soviética.

Sigue leyendo
 

El socialismo en un solo país

La aprobación por el partido de la teoría del «socialismo en un solo país» y la expulsión de sus críticos vino precedida de la afirmación de los intereses del estado ruso por encima de la lucha de clases en el resto del mundo.

Sigue leyendo