Seis cartas a Damen

Seis cartas a DamenParís, 21 de enero de 1962París, 25 de enero de 1962París, 4 de marzo de 1962París, 10 de abril de 1962Paris, 11 de abril de 1962París 30 de octubre de 196329 de octubre de 1963

París, 21 de enero de 1962

Querido compañero Damen,

Natalia está muy enferma y no le quedan más que unos días. Tenemos intención de publicar en Francia su última declaración1, la que habéis distribuido en Italia (ya hemos recibido los ejemplares que nos mandasteis). Querríamos distribuir esta declaración apelando a la responsabilidad de grupos revolucionarios de más países. Contamos con la firma del grupo francés Spartacus y por supuesto con la de Fomento Obrero Revolucionario. Esperamos vuestra firma, por telegrama en la dirección indicada al final de esta carta.

Esperamos obtener la firma de un grupo inglés y de un grupo surrealista o al menos, el de André Breton. Por otra parte, ciertamente Rosmer firmará, pero en este momento su mujer también está muriendo.

Esperamos vuestra respuesta para poder imprimir las declaraciones de Natalia en nuestro nombre, el vuestro y el de Spartacus, así como el de todos los grupos que puedan estar de acuerdo con los tres puntos de ésta declaración.

Te pedimos que respondas inmediatamente por telegrama a dos preguntas:

  1. ¿Estás de acuerdo con que se distribuya en Francia la declaración de Natalia en nombre de Fomento Obrero Revolucionario, Partido Comunista Internacionalista (Italia) y Spartacus?
  2. ¿Puedes enviar un representante de vuestro grupo para hablar en la incineración de Natalia?

Si crees que deberíamos invitar al grupo de Raimondi2, estamos de acuerdo.

Hacemos esto para evitar que la IVª Internacional no acapare a Natalia y aproveche su muerte para decir que ella fue su militante. No les gustó en absoluto la declaración que os enviamos y que habéis impreso.

Muy amistosamente,

Por el FOR, G. Munis

París, 25 de enero de 1962

Querido compañero Damen,

Ya he recibido tu telegrama y respondido de inmediato por la misma vía. Las cosas se presentan de tal manera para la incineración de Natalia (organizada por Frank y compañía) que será, creo, difícil si no imposible hablar, a menos que hagamos un escándalo en el lugar mismo de la ceremonia (el cementerio de Père Lachaise), que hay que evitar.

Por otro lado, las primeras noticias dadas por la prensa están relativamente bien; dicen claramente que ella había roto con la IVª Internacional, y hasta el momento ésta no ha hecho nada por presentar a Natalia como partidaria de su política. De todas maneras contamos con difundir su carta de ruptura con la IVª Internacional en 19483 con el comentario injurioso que le hizo en la misma época y en fotocopia, la rectificación a la entrevista de France Soir que distribuisteis y de la que tengo un ejemplar firmado. No nos limitaremos a ayudar: distribuido por Grupo Spartacus (Francia), Partito Communista Internazionalista (Italia) y Fomento (España).

El artículo te será enviado en cuanto encontremos tiempo para hacer una copia. No será mucho.

Tuyo,

G. Munis

PS. Envía toda la correspondencia a la misma dirección del telegrama

París, 4 de marzo de 1962

Querido compañero Damen,

Te hemos enviado cincuenta ejemplares del documento Hoy como ayer que habría que dar a conocer lo máximo posible, tanto entre los intelectuales como en el movimiento obrero. Supongo que Maitan y su gente querrán sacar partido de las circunstancias de la muerte de Natalia, como Pierre Frank ha hecho aquí. El documento les hace reconocerse en su propia mugre. Si necesitas un número mayor de ejemplares dímelo. Te envié también dos fotos donde puedes ver la bandera depositada en nombre de nuestros tres grupos (una desgraciadamente afeada por Maitan) y el artículo Imperialismo e independencia nacional. ¿Recibiste todo bien?

Lamento mucho que este artículo no apareza en la edición francesa de Prometeo, sobre todo habiendo sido dada la posición de Raya4 sobre este problema, sin hablar de la extensión que su literatura ha obtenido. Es nuestra culpa, dirás. Es verdad, a pesar de la excusa de mi situación, siempre inestable desde todos los puntos de vista5. En cualquier caso, si me hubieras avisado hace dos meses del avance de la publicación de la revista, no hubiera dejado de enviarte material. Si quieres publicar ese artículo en Battaglia envíame la traducción para evitar que pase lo que con el artículo sobre China.

Sobre Lebel, los compañeros de Spartacus te han respondido. Yo también creo que no merece ninguna confianza. Hemos hecho numerosas tentativas de trabajar con él, todas negativas. Lo que dice y lo que hace son dos cosas muy diferentes. Es demasiado jovial y le encanta ser amigo de todo el mundo. Está en todos lados: en Socialismo o Barbarie, con Lambert (La Verité), con los anarquistas de Noir et Rouge, con los stalinistaas de France-Observateur, etc. Recientemente sintió la necesidad de ir a Cuba, donde debe haber visto algo parecido a una revolución. En pocas palabras, es imposible para los compañeros franceses y para nosotros darle ningún crédito. Eso no quiere decir que vaya a escaquearse de la exposición, pero habría que hablar de ello más concretamente con los compañeros franceses. Por mi parte, ayudaré en la medida de mis posibilidades. Vivo muy aislado del mundo pictórico pero no seré inútil6.

Por el momento, lo más importante, que facilitaría todo, es tu viaje a París. Dinos sin tardanza en qué fecha piensas venir, de cuánto tiempo dispondrás, si cuentas con encontrarte con otros grupos además de nosotros y Spartacus. Por nuestra parte preferiríamos que estuvieras allí al menos un fin de semana. Todo el mundo podría estar presente en las reuniones y las discusiones, resultarían, espero, fructíferas. Sus temas deberían ser seleccionados cuidadosamente. No podremos, ciertamente, agotar todos los temas, pero creemos que habría que debatir el problema de los sindicatos, la naturaleza del partido y de la dictadura del proletariado y a fin de cuentas, nuestro derrotismo revolucionario en la época actual. Naturalmente esperamos tus sugerencias y evidentemente estamos dispuestos a discutir todo lo que consideréis indispensable.

Adjunto una Declaración por la Verdad sobre los crímenes de Stalin. Entre las firmas que encontrarás al final, las de Rosmer y Berton han estado incluidas sin que ellos tuvieran conocimiento del documento. Solo dieron su acuerdo de principio para la constitución de una comisión así. Hablé con Rosmer poco después de la reunión del 21 de diciembre de la que sale esta declaración. No había asistido y no tenía conocimiento en aquel momento. Le hice partícipe de mis objeciones, así como de nuestra intención de responder públicamente, proponiendo como base de toda investigación sobre los címenes de Stalin la última declaración escrita por Natalia. El encontró que esta era una base muy buena. Después, por desgracia, no he podido volverle a ver. Su mujer murió dos días antes de Natalia y él, naturalmente, ha caído en la más profunda de las penas, su edad no ayuda en absoluto (85 años) y su salud está lejos de ser perfecta. Habría que añadir que estaba sobre todo avergonzado de haber firmado con estos señores. La razón de este embarazo es que muchos de ellos han sido totalmente stalinistas hasta que Khrouchtchev les dijo que Stalin había sido un mal chico; del Reverendo Padre no se habla, dejémosle rezar.

Nuestra respuesta, adjunta a esta carta, espera para ser enviada a la prensa a que sepamos si quieres firmarla también con el grupo español y el francés. Estaría muy bien firmar juntos este documento. Te pido una respuesta a vuelta de correo diciendo si estás de acuerdo o no. Las únicas modificaciones que tenemos en perspectiva conciernen al estilo.

Te pedimos que nos hagas llegar todos los artículos que conozcas que hayan sido publicados en Italia, especialmente los de la IVª, con ocasión de la muerte de Natalia.

No recibimos todavía el paquete con los últimos números de Prometeo.

Tuyo,

G. Munis.

¿Vienes tu solo? Habría que saberlo para prever tu alojamiento. Amistosamente. Arlette

París, 10 de abril de 1962

Querido Damen,

Hemos esperado todavía 48 horas antes de publicar la respuesta a la Comisión por la Verdad sobre los crímenes de Stalin, después de mi telefonazo. El telegrama prometido por Dora no llegó e hicimos publicar el texto sin vuestra firma. Después llegó tu carta fechada el día 15 en la que resulta que hay una incomprensión por tu parte sobre la naturaleza de éste documento. El punto 3 de la última declaración de Natalia debería ser suficiente para evitar este equívoco. Por otra parte el texto es bastante explícito como para comprender que no se trata en absoluto de adherir al Comité. De todas maneras, es reprochable que tu respuesta no haya sido más rápida.

Para la conferencia, aceptada desde mi primera carta, hemos reservado una pequeña sala para la tarde del los días 22 y 23; no sabes si nos será posible alquilar también el día antes, pero eso no nos impedirá reunirnos entonces si es necesario. Vuestro orden del día tiene, desde mi punto de vista, el inconveniente de ser demasiado largo; nos pondremos de acuerdo sobre este tema a vuestra llegada. De acuerdo con que se unan Raimondi y los ingleses si quieren venir.

La dirección del lugar de reunión es 54 Boulevard Garibaldi, en el 15º distrito; Metro Segur o Sèvres-Lecourbe. La sala de reunión está en la planta baja según se entra a la izquierda. El encuentro es a las 14:30hh. Pero lo mejor es que os esperemos en la estación. Avísame de la hora de llegada de vuestro tren, o bien telefonéame cuando llegues a París a BAGàtelle 43-16. Este número de teléfono es el de la dirección a la que has escrito hasta ahora y donde yo vivo. Puedes venir también directamente a esta dirección. (Para marcar el número de teléfono en el dial en París, hace falta hacer las tres primeras letras, y después las cuatro cifras)

Hasta pronto, muy amistosamente,

G. Munis

Paris, 11 de abril de 1962

Querido compañero Damen,

Recibo tu carta sin fecha y respondo solo por darte seguridad. Ya te dije en cada una de mis cartas anteriores que aceptamos la fecha de la conferencia que deseáis así como vuestro orden del día si el nuestro os parece insuficiente. Sobre los invitados, creemos que la presencia de Raya o de uno de sus representantes tiene el riesgo de volver las discusiones muy confusas. Pero lo aceptamos igualmente dado que así lo deseáis.

Esperamos una carta tuya precisándonos el día y la hora de vuestra llegada a París. De todas maneras te insisto que puedes venir directamente a la dirección a la que has escrito (yo vivo ahí); Metro Porte de Saint Cloud, calle C.T., 6º piso, el nombre está sobre la puerta. Puedes también telefonear a BAGatelle, 43-16.

Dinos si prefieres que te vayamos a buscar a la estación.

Amistosamente,

G. Munis.

París 30 de octubre de 1963

Querido compañero Damen,

Te agradezco de nuevo la invitación a asistir a vuestro próximo congreso en representación de FOR. Sería, en efecto, una excelente oportunidad de conocernos ideológicamente y de dar algunos pasos hacia una futura organización revolucionaria mundial. Por desgracia yo me encuentro en la imposibilidad material de asistir al Congreso. Lo lamento vivamente y me limito a enviarte el mensaje adjunto.

En una de mis últimas cartas, que han quedado sin respuesta, te informo de la ruptura con el grupo Spartacus. Front Noir se ha constituido, a mi saber, por uno de los tres o cuatro miembros que se designaban bajo el nombre Spartacus, los otros habían roto con él. La firma de FOR en un artículo de Front Noir no significa la adhesión de los compañeros que la han prestado; el folleto fue publicado antes de la existencia de Front Noir.

Por nuestra parte, no queremos saber nada de Front Noir. Hemos perdido mucho tiempo con su inspirador y no cometeremos el mismo error. Está lejos de ser serio; preocupaciones que no son la formación de un partido y la revolución dominan a Louis Janover, que, dos días antes de la reunión a la que asististe en París, se desinteresó y se fue al campo. No conseguirás otra cosa que perder tu tiempo y se aprovechará de ti. Pero es cosa tuya, evidentemente.

Espero que el futuro de la correspondencia sea más regular y que no tarde en presentarse otra ocasión para encontrarnos.

Fraternalmente,

G. Munis.

29 de octubre de 1963

Al tercer Congreso del Partito Comunista Internazionalista, Milano - Italia

Saludamos fraternalmente en vuestro congreso un acontecimiento importante para la formación y el avance de la vanguardia revolucionaria en Italia.

Tras 40 años de derrotas proletarias en todo el mundo, provocadas por una contrarrevolución stalinista que todavía usurpa el título de comunista, tras la falsificación sistemática del marxismo practicada por esa misma contrarrevolución en escala y con recursos gigantescos, que ha transformado los antiguos partidos comunistas en presidios ideológicosy orgánicos del proletariado, sobre los grupos de vanguardia revolucionaria recae la dura responsabilidad de reconstituir la ideología que permitirá a los explotados recuperar la iniciativa, organizarse y lanzarse a desbaratar el capitalismo, hoy representado por Rusia tanto como por Estados Unidos.

La fuerza enorme de esos dos jefes de la contrarrevolución mundial procede de la debilidad del proletariado, que se resume, a su vez en la de su vanguardia ideológica. Y ninguna potencia puede cambiar esa situación, si no es la potencia de la ideología revolucionaria. Imperio ruso e imperio americano se hundirán como castillos de naipes ante una acometida mundial de los explotados, y aun antes que ellos sus despreciables imitadores a la Pekín o a la Belgrado.

La primera condición para que el proletariado halle de nuevo su epicentro ideológico es que los revolucionarios sepamos revigorizar el pensamiento insurgente, renunciando a todo, incluso a antiguas y caras, pero ya inservibles, ideas; a todo menos a la revolución proletaria mundial. Tal es, también, la base más inconmovible del marxismo como dialéctica del devenir humano.

Confiamos ardientemente en que vuestro congreso será un paso importante en tal sentido.

Recibid, queridos camaradas, militantes todos del PCI, el saludo caluroso de nosotros, los revolucionarios españoles, en estos momentos en que aun dura la admirable lucha de los trabajadores asturianos y leoneses, que apunta, más allá de la caída de Franco, a la toma del poder, de las armas y de la economía.

¡Viva la revolución proletaria italiana!

¡Viva la revolución mundial!

Por Fomento Obrero Revolucionario

Núcleo M.

G. Munis.


1 Se refiere a la carta del 9 de noviembre de 1961 de Natalia Sedova al director del diario France Soir. La carta dice: «En la entrevista realizada por el Sr. Michel Gordey y publicada en France-Soir el lunes 7 de noviembre, se dice en el segundo párrafo: Ella (es decir, yo) espera asistir, antes de su muerte, a la rehabilitación por el mundo comunista de aquel (Trotzky) que fue, después de Lenin, el mayor revolucionario de los tiempos modernos y el padre espiritual de Mao Tse-Tung, el líder comunista chino. Estas palabras no me pertenecen; fueron introducidas por el redactor de la entrevista. Me veo obligada entonces a precisar lo siguiente: 1.- Un gran revolucionario como León Trotzky no puede de modo alguno ser el padre de Mao Tse-Tung, quien ha conquistado su posición en China en lucha directa con la Oposición de Izquierda (trotzkista) y la ha consolidado con el asesinato y la persecución de los revolucionarios, al igual que Chiang Kai-Shek. Los padres espirituales de Mao Tse-Tung y su partido son, evidentemente, Stalin (reivindicado además como tal) y sus colaboradores, incluido el Sr. Kruschev. 2.– Considero al actual régimen chino, así como al régimen ruso o cualquiera otro levantado sobre este mismo modelo, tan alejado del marxismo y la revolución proletaria como el de Franco en España. 3.- El terror policial y las calumnias de Stalin no han sido más que el aspecto político de una lucha a muerte contra la revolución, llevada a cabo por toda la burocracia. No podemos esperar el restablecimiento de la verdad más que de la aniquilación de esta burocracia a manos de la clase obrera a la que ella ha reducido a esclavitud. No espero nada del partido ruso ni de sus imitadores fundamentalmente anticomunistas; cualquier des-stalinización será una trampa si no lleva a la toma del poder por el proletariado y a la disolución de las instituciones policiales, políticas, militares y económicas de la contrarrevolución que creó el capitalismo de Estado estaliniano. Reciba, señor, mis saludos. París, 9 de noviembre de 1961.
2 Luciano Raimondi, ex-partisano, funda en los cincuenta, con Fortichiari -uno de los fundadores del PCI- la revista Azione comunista, que en aquella época está todavía buscando relacionarse con el PCInt de Damen, el trotskismo italiano y el grupo anarquista de Cervetto y Parodi. La revista publicará varios artículos del FOR en 1959-60. El grupo se dividirá en dos durante los años sesenta: de una parte Raimondi recaerá en el stalinismo, ahora en su versión china, de otra Cervetto y Parodi, que fundarán Lotta Comunista.
3 En 1948 se reunió el segundo congreso de la IVª Internacional. En él el sector internacionalista, encabezado por Natalia Sedova y la sección española, rompió con la organización y denunció su traición al internacionalismo durante la segunda guerra imperialista mundial, defendiendo además la naturaleza capitalista e imperialista de la URSS y el carácter reaccionario tanto de las ocupaciones soviéticas en el Este europeo como de las consignas de frente único y apoyo electoral a los partidos socialdemócratas y stalinistas defendidas por el secretariado internacional.
4 Raya Dunayevskaya había sido, de joven secretaria de Natalia Sedova y evolucionó tras el estallido de la Internacional en 1948 hacia un confuso Socialismo humanista que ya mostraba rasgos de lo que luego ha sido la identity politics y el ecopacifismo. Se convertiría, al final de los años sesenta, en una referencia del izquierdismo norteamericano.
5 Munis en esa época tiene que vivir en la clandestinidad en Francia pues las autoridades francesas amenazan con entregarlo a la represión política franquista. En su biografía de Munis, Paolo Casciola relata esa época: «El primer viaje de Munis a Italia se remonta a la primavera de 1959. Expulsado del territorio francés como individuo peligroso para el orden público, al no poder residir legalmente en ese país, Munis pasa unos años moviéndose ilegalmente de Francia a Italia. El 19 de abril de 1959, Munis realizó una exposición en Milán, a invitación del Movimiento para la la Izquierda Comunista (MSC), nacida el 1 de mayo de 1957 de la fusión de la Federazione Comunista Libertaria y del grupo Azione Comunista tras el fracaso substancial del Comité de Acción lanzado por la Primera Conferencia de la Izquierda Comunista el 16 de diciembre de 1956[...] Una foto de grupo muestra a Munis con motivo de la Exposición Internacional Surrealista celebrada del 27 de abril al 16 de mayo de 1959 en la Galería Schwarz de Milán. En junio El periódico Azione Comunista publicó la primera traducción al italiano de un artículo de Munis: la valoración crítica de la figura de Trotsky. Entre 1959 y 1965 algunas de sus contribuciones fueron publicados tanto por Azione Comunista como por Battaglia Comunista, órgano del Partido Comunista internacionalista dirigido por Onorato Damen. En enero de 1960, Munis dio una conferencia en Génova, organizada por el Grupo de iniciativa sindical de los trabajadores. Permaneció más o menos tiempo en la capital lombarda -donde escribió, entre otras cosas, dos de sus obras más importantes: Les syndicats contre la révolution (mayo de 1960) y Pro segundo Manifiesto Comunista (1961)- hasta que en 1962 obtuvo finalmente la autorización para residir en Francia, donde continuó su actividad política en el FOR».
6 En 1959 Munis, a la sazón refugiado en Milán, había colaborado con Bretón, Granell y otros viejos amigos del grupo surrealista en la organización de la Mostra Internazionale del Surrealismo que se organizaba en la galería de Arturo Schwarz.