Nuestra tendencia

Nace como Izquierda Comunista Internacional, impulsada por la oposición de izquierda rusa en la lucha contra la degeneración de la Internacional. Constituye fracciones externas de izquierda con el objetivo de recuperar a los partidos de la Komintern e incorpora distintas tendencias -muchas de ellas fundadoras de los distintos partidos nacionales- en la construcción de una perspectiva mundial de clase.

Funda la IVª Internacional en 1938 al quedar abierto el camino hacia una nueva guerra mundial por la capitulación sin lucha de la Internacional ante el nazismo en 1933 y sobre todo tras la derrota de la Revolución española en 1937, en la que el stalinismo toma por primera vez el papel de fuerza motora y directriz de la contrarrevolución.

A partir de 1942 da la batalla contra el centrismo en la IVª Internacional, denunciando la renuncia al derrotismo revolucionario del Secretariado Internacional y la traición al internacionalismo de los partidos miembros que apoyan resistencias nacionales. Toma una política independiente de la dirección centrista en 1944 llamando a la conversión de la guerra imperialista en guerra civil revolucionaria y denunciando el carácter imperialista de la ocupación militar rusa en los países del Este europeo. La ruptura se hace formal en el segundo congreso de la Internacional (1948).

En 1949 se constituye como Unión Obrera Internacional, agrupando a las secciones y fracciones internacionalistas en ruptura con la política entreguista de la Internacional. Entre ellas, las dos secciones que han vivido las dos revoluciones características del periodo -la española y la vietnamita- y fracciones y grupos de la extinta Internacional que han participado de los intentos de la clase por convertir la guerra imperialista en guerra civil revolucionaria en Grecia, Francia, Alemania e Italia. Sus bases reconocen la Rusia stalinista y sus satélites como capitalismos de estado y rechazan la defensa de la URSS stalinista, la posibilidad de liberación nacional progresiva y en general el carácter progresivo de cualquier alianza con facciones burguesas. Inician la crítica del sindicato como estructura integrada en el capitalismo de estado y son el único grupo internacionalista en mantener una estructura militante bajo las condiciones de represión de la dictadura franquista.

Se reorganiza internacionalmente a partir de 1958 bajo las siglas FOR (Fomento Obrero Revolucionario), organizando durante los años 60 a 90 secciones en Francia, España, Italia, Grecia y EEUU. En esta etapa es central la crítica de la liberación nacional -comenzada ya en los años 30 por la Izquierda Comunista en Argentina- y del papel de los sindicatos en el capitalismo de estado, comenzada en los 40 en la UOI. En 1961 FOR publica Pro-segundo Manifiesto Comunista, texto fundamental de balance de la experiencia revolucionaria bajo las condiciones del capitalismo en decadencia.

A partir de 2011 aparecen iniciativas en distintos países que acendran y se reagrupan sobre las posiciones programáticas de la tendencia. En 2017 el proceso se acelera y culmina en junio de 2019 con la constitución en el Congreso de Llerena de Emancipación como organización política mundial e internacionalista.

Hoy somos Emancipación/ Émancipation/ Emancipação/ Emancipation/ Emancipazione y publicamos Nuevo Curso y Escuela de marxismo en español, la Torcia en italiano y Communia en inglés.